La pequeña población de Forna se sitúa al Este de Villalonga, separada por barreras montañosas, como la Costera Alta, un camino que va por encima de la sierra une ambos pueblos.

La senda que une Villalonga con Fama, era la antigua vía de comunicación de estas dos poblaciones, antiguamente tan unidas, de hecho Forna pertenecía a la parroquia de Villalonga y los lazos de unión entre las dos poblaciones han sido siempre muy fuertes.

Es una ruta sencilla, pintoresca y atractiva, suave y solitaria. El paisaje no está transformado por urbanizaciones, cosa que revaloriza el paraje. La podemos hacer con un mínimo esfuerzo en apenas hora y media el trayecto de ida, ya que la ruta es lineal, por lo tanto tendremos que regresar por el mismo camino.

ruta-cami-de-forna ruta-cami-de-forna-datos

Comenzaremos nuestro trayecto desde la fuente del Paseo de la población, donde se recomienda llenar la cantimplora, e iremos a buscar la calle de Sant Llorenç al final de la cual empieza el “Camí de Forna”. El primer tramo es de asfalto y con una fuerte pendiente que acaba cuando llegamos al último chalet, ahí comienza la senda de tierra, que se adentra por un bosque de pinos, después vamos hacia la izquierda, en donde hallamos un cruce que baja al “Barranc del Castell”, el cual se queda al fondo, desde aquí se disfruta de unas magníficas vistas del Castell de Villalonga y de buena parte de la Comarca de la Safor.

La senda va subiendo suavemente entre pinos, romeros y “cepells” por la sombra de la “Font del Grill”. En el punto más alto de la ruta (350 m.s.n.m.) llegamos a otro cruce a la izquierda que en unos 15 minutos nos llevaría a la “Fonteta del Grill” , hay que tener en cuenta que esta fuente, en años de lluvia tiene un agua fresca y muy buena, pero en años de sequía podríamos echarla de menos, por lo que se recomienda llevar agua para la ruta. Nosotros continuamos hacia Forna y pronto divisamos la caseta y el secano de “Baejero”, en donde se mezclan los pinos, palmitos y algarrobos. Cerca de allí se ha colocado un panel informativo de la ruta, justo en el límite del término de Villalonga, ya que a partir de ese punto entramos en el término de Forna. Pocos metros después encontramos un tercer cruce que nos llevaría a les “Fontanelles”, desde aquí ya se ven las montañas de la Marina y si hacemos una breve parada para descansar a la sombra de los pinos, reconoceremos algunos de los parajes que nos rodean como “les revoltes d'Orba” y los chalets más altos de la Llacuna o enfrente la montaña del Xelibre, pero nuestro destino está más adelante, cuando la senda baja, primero suavemente y después con un fuerte descenso entre una pinada que nos deja de nuevo en el asfalto de los primeros chalets de Forna, desde ahí ya se ve sobre un cerro el majestuoso castillo, cruzando la urbanización bajamos hasta la plaza del pueblo, justo ante la iglesia. Podemos alargar la ruta unos 10 minutos más, vale la pena acercarse al Castillo de Forna que perteneció al caudillo árabe Al-Azraq. A los pies del castillo hay un área recreativa donde podemos recuperar fuerzas antes de retomar el camino de vuelta.

ruta-cami-de-forna-fotos

Más información en la página web del Ayuntamiento de Villalonga: www.villalonga.es.